Reflexión

Acto de contrición

Mi señor de redentor, hoy te escribo y no sé si por gusto, por arrepentirme de mis falsos pecados o por simple coherencia. Lo que sé, sin duda, es que necesito reflexionar sin gastar saliva en ello para oídos sordos, por eso te escribo.

pexels-photo-958164.jpeg

Mi señor y redentor, reflexionar me cuesta, no me gusta y, a veces, incluso duele. Una flagelación constante, inconcreta y sobre todo necesaria.

Mi señor y redentor, creo que solo tu puedes ayudarme a decidir sobre cuando y como reflexionar, ya que únicamente te rindo cuentas a ti, mi señor y redentor, mi moral o, referenciando a Freud, solo te rindo cuenta a ti ‘Ello’, la parte mas primitiva, desorganizada e innata de mi.

Ello, mi señor y redentor te imploro la penitencia mas recomendable para un servidor, rodearme de gente que realmente me haga reflexionar

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s