Lírica, Poesía, Reflexión

Carta al viento

Fue un café, y una mirada. Ese café, y esa mirada. En realidad el café era secundario, era esa jodida mirada. Un sorbo de la taza, un suave pestañeo y no recuerdo si el tiempo se ralentizó para mi, para el mundo o para un siglo. No sé si el tiempo se astilló y dejó en unos ojos una fracción eternizada ¿Qué digo en unos ojos? ¡En esos ojos!

coffee-2306471_960_720

Recuerdo que olía a café, como siempre que algo maravilloso esta a punto de pasar, y era marrones, simplemente marrones y arrebatadoramente inhumanos, fuera de órbita. Era una mezcla atemporal de ella y yo, de un nosotros paralelo, de una mirada indecente.

Recuerdo perfectamente el café, pero no el tiempo que invertí (que no perdí) observando esos oscuros ojos sempiternos. El olor inunda mis fosas nasales, y el sabor explota mis papilas gustativas. Recuerdo que se escuchaba la lluvia caer al otro lado del mundo, o de la puerta, no estoy seguro.

Pero no e ella, no recuerdo su cara, sus rasgos, únicamente los ojos. No puedo encontrarla, no sé por donde empezar.

Por eso te escribo viento. Lleva este mensaje a oídos de los ojos ácronos. He invertido en cafés hasta mi alma, rebuscando ese instante de eternidad.

2 comentarios en “Carta al viento”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s