Lírica

Exterior

Salió a la calle y en cuanto olió el aire fresco sintió como sus pies se transformaban en plomo. La noche no había traído más que desesperanza y el día había iluminado ligeramente el iris de sus ojos. Se hundió en el barro de la acera ante la perspectiva de tener que cruzar la calle, las distancias podían parecer muy lejanas desde su modo de ver, incluso diez metros podían ser el infierno. El aire se le tornó viciado, con cierto buqué a gasolina, los coches pasaban casi sin respiro ante un semáforo que les permitía todos sus caprichos.

step-163948x960.jpg

Miró a todos aquellos vehículos tripulados por hombres y mujeres, seres que se transformaban en otra cosa cuando se enfundaban aquel traje de metal. No le costó demasiado encontrar un nuevo temor, el ser atropellado, el ser comido y escupido por uno de esos monstruos mecánicos rodantes, pero se negó a dar un paso atrás, lo había hecho tantas veces… Ni siquiera giró la cabeza en busca de alivio, se obligó a mirar a la calle, al mundo exterior, donde se hallaba ahora, apenas tocándolo con las puntas de los pies. Pensó en el sol, vigía radiante lleno de esperanza y vida,  visualizó aquel círculo amarillo básico como si fuera un módulo de rescate, y dio un paso hacia adelante.

Dolió, eso estaba claro, dolió mucho, y en su frente una vena se le hinchó hasta casi reventarle, sin embargo el paso estaba dado y ahora estaba a un kilóm… -apenas veinte centímetros- más lejos del portal de su casa. Volvió a su astro y le suplicó calidez a lo que éste accedió sin pedirle nada a cambio. Sonrió porque después de un paso venía otro, y decidió dibujar ese otro paso en su mente, y luego convertirlo en una realidad plausible. Había salido de su casa y dos pasos a su favor se había anotado, después de tantísimo tiempo, años incluso, recluido en su hogar, resguardado más bien. Ahora estaba superando aquel terror al exterior, paso a paso, minuto a minuto. Se dijo que ya estaba bien por hoy, un paso hubiera sido un logro, pero dos pasos resultó ser un triunfo. Era hora de volver a casa.

Autor: A. Angel

Blog: Relatos Desconcertantes

1 comentario en “Exterior”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s