Historias de amor

Llamada perdida

… después de la señal.

¡Piiii!

‘Hola. Esto… Yo… Bueno, yo solo quería pedirnos perdón por todo, y por nada en especial, ya sabes.

Perdón por no valorarnos lo suficiente, no apreciar lo que teníamos y dejarlo verlo desaparecer ante un consentimiento tácito. Observar como se volatilizaba desde la apatía.

Perdón, perdón por ser mutuamente indiferentes, por hacernos daño con la mirada, con los gestos, ya sabes, de forma indirecta, la que mar parte un corazón.

Perdón por no entendernos, ni pensar en el otro, ni empatizar, ni hacer infinidad de lo infinito.

Perdón por ignorarnos sutilmente.

¡Ejem!

Bueno… He estado… Ya sabes, pensando. Pensando en nuestra vida, en la mía sin ti. He reflexionado sobre todo y me he perdido en nuestros posibles futuros. Distópicos y atípicos. He estado inmerso en nuestra vida, casi imperfecta, pero compartida, tu conmigo, yo contigo, con sabor a mar. También me he sumergido en mi vida, ahora sin ti, inasumible y triste. Imposible. Insoportable…’

¡Piiii!

robot-281880_960_720.jpg

Lo escuche. El ‘¡Pi!’, el mensaje. Todo. Impasible, lo deje correr, desparramarse, como arena entre las manos. Podría haber cogido, haber contestado, haber hablado las cosas pero no… Mi soberbia, mi arrogancia, mi vanidad. Me lo impidió.

¡Joder! Lo encontraron, flotando. Con sabor a mar, olor a pescado, pútrido.

Colgado de mi orgullo.

El mismo que lo mató.

1 comentario en “Llamada perdida”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s